«Nueva temporada»

por Iker Jiménez

Este nuevo curso 2008/2009 nos obliga a una profunda reflexión que quiero compartir con todos nuestros amigos. Milenio3 comienza su octava temporada radiofónica rozando las setecientas emisiones y Cuarto Milenio, por encima de los ciento cincuenta programas, reanudará su marcha inaugurando así la cuarta en el formato televisivo.

El vértigo y la responsabilidad de pilotar la nave del misterio -una nave en la que trabajan con fe más de cuarenta personas- hacía necesaria una pausa para fijar nuevos rumbos y metas. Y este era el momento. Lo que no cambia, os doy mi palabra, es el combustible de la ilusión.
Más ilusión que nunca.

Durante los últimos tres años el ritmo de grabación de plató de televisión, edición, montaje audiovisual y estudio de radio para lanzar a las ondas nuestros programas nos ha hecho aprender mucho y en tiempo record.

Nos ha hecho, en verdad, sentir cosas que quizá nunca imaginamos. La virtud o el defecto de querer estar encima de cada cuestión y detalle para dar un estilo propio a cada minuto, hacen que el ritmo de trabajo haya sido endiablado. Casi sin tiempo para más.

Hemos disfrutado enormemente en esta vorágine. Pero también éramos conscientes de que – a Carmen y a mí- nos faltaba algo. La sensación de la investigación en el lugar de los hechos. El viaje, la ruta, el sabor del misterio en los enclaves donde ocurre. Para construir una nave del misterio más fuerte y eficaz tuvimos que sacrificar algunas cosas durante estos últimos tiempos.

Mereció la pena, pero ahora es momento de equilibrar la balanza.

A partir de esta nueva temporada Milenio3 se emitirá los sábados de 1 a 4 de la madrugada. Es una decisión personal que tomo como director del programa y que la Cadena SER ha aceptado a pesar de mostrarnos hasta el último instante su cariño al formato y proponernos con rotundidad que siguiéramos como hasta ahora. El apoyo incondicional de la SER a Milenio3, desde el mismo instante en que nació un 1 de junio de 2002, nos abruma. Incluso varias veces se nos ha planteado hacer más horas y más días. Esto, en un tiempo donde la inestabilidad y los cambios constantes afectan a todos los sectores, nos hace sentirnos profundamente agradecidos.

Pero era una decisión que yo ya tenía barruntada desde hace un tiempo. Y he querido convencer a la SER y ahora me toca intentarlo con todos los amigos que estáis ahí. Sabiendo que a mucha gente puede disgustarle no encontrarse cada madrugada de los viernes con unas ondas que, seguro, formaban parte ya de su cotidianidad más íntima.

Porque intuyo y siento que en estas siente temporadas que muchos, muchísimos, ya son algo más que oyentes.
Pero sé que me entenderán.
Para poder viajar, para hacer mejores programas, para ser nosotros mismos, es la decisión óptima. Lo creo firmemente. Mi afán, y el de todo el equipo, es el de hacer las cosas mejor, con más entusiasmo que nunca. Con las pilas cargadas y la posibilidad de poder abordarlo todo, pero sin renunciar a esa forma de vivir el misterio que siempre fue la nuestra.

Para notar ese pálpito, ese latido del misterio, los sábados cobrarán más fuerza y prácticamente tendremos el mismo tiempo neto de contenido que hasta ahora, solo que concentrado en un contenedor. Un nuevo espacio abierto donde habrá tiempo para todo y para todos. Pero con añadidos, y con las ganas de hacer muchas más cosas que hasta ahora.

Creo que Milenio3 va a ser mejor. Y Cuarto Milenio también.

Solo espero, esperamos, contar con vuestro apoyo y vuestra fidelidad. Esa que hemos sentido muy de cerca este verano desde lugares muy remotos. Esa que nos impulsa en esta larga travesía para contar lo que nadie cuenta. Esa que insufla oxígeno a nuestra bandera milenaria que surca el espacio del conocimiento.
Esa que nos dice que, entre todos, hemos logrado sentirnos parte de una comunidad humana que va mucho más allá de la tele y la radio.

Gracias por estar ahí, amigos. Os prometo sorpresas, emociones y mucha búsqueda. Image

Un año más, un año muy especial, os vuelvo a decir con gran alegría…. ¡Bienvenidos a la Nave del Misterio!

Iker Jiménez