«Pregón de Iker Jiménez en Poza de la Sal»

Texto del pregón que Iker Jiménez dará en Poza de la Sal (Burgos) el próximo viernes 24 de septiembre a las 20:00 horas. Previamente a las 19:00 horas habrá una charla sobre el Misterio de Félix Rodríguez de la Fuente, en el Auditorio del Espacio Medioambiental dedicado a Félix Rodríguez de la Fuente.
Sois todos bienvenidos a un lugar mágico.


4 septiembre 2010 | Noticias

MÁGICA POZA DE LA SAL

Yo, que llevo toda mi vida preguntándome por los misterios del mundo, que he pasado años, desde niño, buscando e intentando explicarme la maravilla y el enigma de la vida, llegué a Poza de la Sal hace tan solo unos meses guiado por un hombre excepcional: Félix Rodríguez de la Fuente.
Guiado por un recuerdo que para mí es inmortal.
Yo no sé si después de 30 años de la muerte de Félix, las personas en general,  y los pozanos en particular, son realmente conscientes de lo que significó y significa Félix. Eso he intentado explicarlo muchas veces, y no es fácil. Pero va mucho más allá de los animales, de la naturaleza. Mucho más allá. Solo os digo, amigos burgaleses de tierra mágica y poderosa, que él era de verdad un extraterrestre.

Un “terrestre extra” que nos dejó un mensaje y murió abanderándolo; “amad la vida”.
Eso es lo que nos dijo este pozano ilustre. Y no puede haber nada más hermoso.  Ni más complejo y a contracorriente en su aparente sencillez.
Un mensaje hoy más necesario que nunca.

Pienso que, por obligación, Félix tenía que nacer en este pueblo colgado de los riscos y del que nace un Páramo que es, más que físico, espiritual. Uno de esos lugares que te atrapan. Donde la Madre Naturaleza nos demuestra lo poco que somos ante su grandeza y perfecta armonía. Y lo privilegiados, también, por poder contemplar todo el mosaico sorprendente de la Creación.

No pudo Félix ver la luz en otro lugar. Su infancia paleolítica, libre como el viento, como el cielo, como la lluvia, le dio una dimensión cósmica a su mensaje. Millones de personas lo entendieron, y lo sintieron muy hondo, porque en él estaba la verdad.

Poza la de la fría nieve, la del diapiro único en el mundo, la de las viejas canciones, la de los “saludadores” que eran sabios del campo que sabían curar la rabia y otras enfermedades del cuerpo y el alma. Todo pervivía en su memoria genética. Como la de otros tantos vecinos que nacieron en aquella época. La diferencia es que él quiso trasmitir toda esa herencia milenaria. Y lo hizo con un éxito que jamás ha vuelto a darse en el complejo , fascinante y , por qué no decirlo, a veces ruin mundo de la televisión.

Por todo esto, cuando puse el pie en Poza de la Sal, sentí muchas cosas. Supe, con certeza, que estaba más cerca del misterio del Maestro Félix. Entendí por qué era así. Inimitable. Por qué no dejó escuela. Por qué era imposible la misión de parecerse a este cometa extraordinario que nos iluminó a todos y que luego se marcho a las estrellas lejanas, dejándonos con lágrimas y recuerdos.

Regreso a Poza no solo por ser la patria de un ser de luz como Félix, filósofo y pensador que ha cambiado mi vida. Retorno porque aquí uno se encuentra bien. Se reencuentra, diría yo, con cosas, con raíces, en las que se reconoce. Con esa Castilla eterna de piedra y nube, de nobleza y antiquísima sal. De tierra abrupta y desafiante, de halcón guardián y llanura que sobrecoge.

En Poza se gestó la infancia, infancia de cuevas y riscos, de zorros y águilas, del ser más excepcional que he podido conocer. Conocer, por desgracia, solo en la palabra lejana de la radio, en la imagen inolvidable de la televisión, y en los profundos textos que nos legó. Pero el hombre también vive en ellos para siempre. El hombre que mejor conectó con los niños, y eso también es mágico; el hombre el que nos dibujaba un mundo posible y mejor, nació aquí, en Poza de la Sal. Y ese es un misterio que, por fuerza, hay que investigar.

Yo pretendo hacerlo desde la cercanía, la confianza, la amistad con sus gentes. Gentes serenas y de palabra. Gentes que tampoco han podido olvidar a ese hijo pródigo que se recuerda en un busto que mira al horizonte, en la escuela… y lo que es más importante: en el alma inmortal del pueblo.

El gran enigma de por qué Félix no se parecía a nadie, y por qué nadie se parecerá nunca a él, reside aquí. En un lugar hermoso donde uno se siente cerca de lo cósmico, lo legendario y lo mágico. Aquí, en Poza, están las claves.

Gracias , amigos de Poza de la Sal, por honrarme con estas visita que celebra vuestra fiesta. Gracias por aceptarme como forastero que viene a sentirse cerca de un Maestro. A sentirse libre como él. A emocionarse ante lo que la naturaleza nos ha brindado.

Tengo idea de contar todo esto al gran público. De rodar uno de mis documentales en esta sagrada tierra. Y tengo este proyecto no como un trabajo. Para mí es una misión. Y espero que me ayudéis. Así contaremos que este es un lugar muy singular. Maravilloso. Y que hay que visitarlo.  Un lugar desde el que, de muy diversas formas, debe proyectarse el Mensaje de Félix al mundo.

Y que mejor forma de documentarme, creo, que regresando con mis buenos amigos pozanos. Para ver lugares como la Cueva de la Verana, epicentro de reuniones clandestinas del Niño Félix con sus amigos Policarpio y la pandilla de “Dios te guarde”;  o el Castillo y tantos otros enclaves básicos para entender esta aventura. Enclaves que potenciaron la fabulosa imaginación de Félix. Ese niño  travieso y alegre, hijo del notario, que escuchaba las historias de lobos, de brujos y aparecidos, junto al candil y la chimenea. ¡Qué infancia más prodigiosa e imposible hoy en día!

Quizá buscando eso, intentando estar cerca de esas cosas maravillosas, vuelvo a Poza cuando comienza el nostálgico otoño. Y además lo hago con la alegría de saber que habrá brazos abiertos aguardándome.

¡Viva Poza de la Sal! ¡Y viva Félix Rodríguez de la Fuente!

Vuestro amigo
IKER JIMÉNEZ

+ agenda:

Conferencia Charla de Iker Jiménez, Poza de la Sal (Búrgos): viernes 24 septiembre 19:00 horas, en el Auditorio del Espacio Medioambiental dedicado a Félix Rodríguez de la Fuente.
Pregón de Iker Jiménez, Poza de la Sal (Búrgos): viernes 24 septiembre 20:00 horas

+ dossier especial Félix Rodríguez de la Fuente:

30 años con Félix Rodríguez de la Fuente

+ fuentes y referencias:

Fundación Félix Rodríguez de la Fuente

ikerjimenez.com