El negocio del fin del mundo

Los enigmas del apocalipsis maya, Javier Pérez Campos



Finales que nunca llegaron

A lo largo de la historia se han recogido más de 160 predicciones que tienen que ver con el fin del mundo. De todas ellas, sólo 10 están por comprobar. Y aunque ahora veamos las anteriores como algo anecdótico, en su día llegaron a causar auténtico pavor y serios quebraderos de cabeza para las autoridades competentes.

Algunos años tienen el dudoso honor de haberse convertido en "años del fin del mundo" por haber sido el foco del mayor número de predicciones. Ocurre así con el 1999 (cuatro pronósticos), el 2000 (siete pronósticos) o el reciente 2011 (cuatro pronósticos).

Pese a nunca haber acertado (al menos hasta ahora), tras cada predicción ha habido siempre grupos de personas que creían fervientemente en la llegada del Apocalipsis. Y con ellas se expandieron los miedos e inquietudes más primitivos. Como una enorme caja de Pandora que se abre y desata los instintos más primarios, los que parecen ocultos en lo más hondo del inconsciente colectivo…

Entre los años 66 y 70 d.C. una secta de judíos ascetas creyó que la revuelta judía contra los romanos en aquella época era la auténtica batalla del final de los tiempos. Posteriormente, en el S. II, los Montanistas (movimiento heterodoxo del Cristianismo) de la provincia de Frigia (Asia Menor) siguen las profecías de un ex sacerdote pagano llamado Montano y sus dos "profetisas", Priscila y Maximilla, que hablaban de la inminente venida de Jesús a la Tierra y, con ella, la llegada del fin.

También durante la persecución de los Romanos a los Cristianos, muchos creyeron que aquello sólo podía significar la llegada del Apocalipsis. En el año 365, Hilary de Poitiers, Obispo francés, anunció otro final inminente para la citada fecha (3), y al no llegar, otro Obispo, Martin de Tours, vaticinó otro más que tendría lugar entre el 375 y el 400: "No hay duda de que el Anticristo ya ha nacido […] Tras alcanzar su edad adulta, llegará al poder supremo".

Y lo mismo sucedió en el año 500, en el 793, 799, 800, 848 y 992. Llegamos así al "primer fin del mundo" que tuvo repercusión global, y que tiene relación directa con el cambio de siglo: año 999.

Los principales profetas y mandatarios religiosos de todo el mundo habían fijado la vista en una fecha concreta en la que tendría lugar el Armagedón: 1 de enero del año 1000.

Los escritos de aquella época hablan de un enorme revuelo provocado por las profecías de los agoreros, y por el propio Papa Silvestre II, a lo largo de todo el año 999.

De esa forma, llegado el mes de diciembre, centenares de personas se arremolinaron a las puertas de las iglesias donde lloraban aterrorizados o rezaban fervientemente.

Otros confesaban sus pecados en aquellas últimas horas, perdonaban a sus enemigos e, incluso, algunos llegaron a vender todas sus propiedades para ganarse un sitio en lo más alto.

En su libro “Doomsday 1999”, Charles Berlitz hablaba de las historias de pánico colectivo que se vivieron a escala mundial en el año 1000, por miedo a la llegada del Apocalipsis.

Pero cuando sonaron las 12 campanadas en toda Europa, nada ocurrió. Al menos no bajaron dragones de los cielos, ni se abrieron enormes grietas en la tierra.

Todo pareció seguir su curso.

Según la leyenda, durante aquel mágico tránsito la población de toda Islandia se convirtió en masa al cristianismo. Otra escena apocalíptica que recogía el escritor Charles Berlitz en su libro Doomsday 1999, era que "en las cálidas tierras de Italia, España y Sur de Francia a los enfermos y los moribundos en los hospitales y conventos se les sacó a la luz del día para que pudieran ver personalmente a Cristo descendiendo de los cielos".

Lo cierto es que nada ocurrió entonces. Al igual que tampoco ocurrió después…

Búnkeres en la Sierra de Madrid

El 17 de enero de 2012 los cielos de toda España amanecieron plomizos. Eran las 10 de la mañana y una densa niebla imposibilitaba la visión a lo largo del estrecho camino de piedras por el que circulaba. Como si ante mí se extendiera la nada más absoluta e incierta, sumergido en un enorme mar de espuma que abarcaba cielo y tierra.

Había dejado atrás el pueblo de Rascafría, en plena Sierra de Guadarrama, siguiendo la pista de un Dorado muy particular. La niebla era más densa por momentos y tuve que apearme del coche durante unos minutos para esperar a que el camino volviera a dibujarse ante mí. Durante ese instante en soledad, con una sensación de enorme y casi asfixiante intranquilidad por no poder ver más allá de mis propios pies, saqué mi Moleskine del coche y aproveché para leer algunas notas y recortes de prensa que llevaba anotados en ella y que eran la causa principal por la que me encontraba allí…

Aparentemente, el G.S.E 2012, planeó construir un búnker subterráneo en la Sierra de Madrid, donde esperar al fin del mundo.

El G.S.E 2012 (Grupo de Supervivencia de España 2012) cuenta con más de 170 socios distribuidos por toda España (sobre todo en Madrid y Barcelona). En concreto 50 de ellos aportarían 3.500€ para la construcción de un refugio atómico colectivo escondido en un lugar de la Sierra de Madrid y que costaría 120.000€.

La finalidad es "protegerse de los augurios apocalípticos, que determinan que el fin del mundo acontecerá el 21 de diciembre de 2012,y en caso de que no se produzca en esa fecha, poder contar con un búnker para protegerse de un posible ataque de guerra, biológico o nuclear o desastres naturales como tsunamis, terremotos, tormentas solares y erupciones volcánicas”.

Jonatan Bosque, fundador del grupo, aseguró en 2010 que el refugio estaría listo pasados unos seis meses y que su intención era construir alguno más en otros puntos de España, como Barcelona o Sierra Nevada aunque su emplazamiento se mantendría en secreto por motivos de seguridad y por exigencia de los socios. Además querían construir también una ecoaldea alrededor del búnker "para orientar el proyecto hacia el medioambiente, de esta manera la gente no pensará que somos unos freakies que se preparan para el fin del mundo”.

Sin embargo en los estatutos del G.S.E 2012, Artículo 3, dedicado a los Fines Sociales decían: Ayudar a la población española afectada de todas las formas posibles a su supervivencia una vez producida la catástrofe.

Además en una entrevista declaraba: "Iremos a vivir allí unas semanas o meses antes de la fecha y si vemos que la cosa se pone fea, entraremos en el búnker, donde tendremos autonomía para dos o tres meses".

Por otra parte, el 27 de marzo de 2010 el G.S.E 2012 presentó su proyecto mediante una serie de conferencias y cuyo invitado especial era Patrick Geryl, autor de "El cataclismo mundial de 2012" y que estaría implicado en la construcción de otro búnker en Sierra Nevada.

El cartel del acto decía: "2012. ¿Estás preparado?" y en el fondo aparecía la imagen de una enorme ciudad devastada y transitada tan solo por 3 misteriosos personajes…

Cartel de una conferencia ofrecida por el G.S.E 2012 con una imagen apocalíptica.

Tras varios días recopilando información sobre el G.S.E 2012, decidí que lo mejor era intentar contactar con alguien del grupo para que me explicara algunas de las contradicciones que había leído y conocer información de primera mano. Por ello me puse en contacto con ellos a través de una de sus redes sociales.

Durante días no recibí respuesta directa del grupo. Sin embargo, en la tarde del día 15 de enero recibí el e-mail de una extraña desconocida que me ponía tras la pista de mi objetivo principal…

+ entrevistamos a Javier Pérez Campos:

"Existen razones reales para temer grandes tragedias…"

ikerjimenez.com